martes, 5 de junio de 2012

Cristo y Krishna: un solo Dios


Cristo y Krishna: un solo Dios
Ambos fueron la segunda persona de la Trinidad, encarnada para salvar a la humanidad. En el Hinduismo, Krishna es la encarnación de Vishnu el Preservador, que junto con Brahma el Creador y Shiva el Destructor forma el Trimurti (literalmente, 'Triple-forma' en sánskrito) o Trinidad, mientras que Cristo es la segunda persona de la Trinidad cristiana: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Ambos tuvieron 'padres adoptivos' (si creemos en la inmaculada concepción).

Del mismo modo la tradición dice que Jesús nació cerca del solsticio de invierno (la noche mas larga y oscura del año), hay una tradición de que Krishna nació en el momento mas oscuro de la noche como señal de que, con su venida, empieza a aumentar la luz.

Ambos nacieron rodeados de profecías mesiánicas, y reyes demoníacos trataron de matar a todos los niños que nacieron días luego de ellos nacer para evitar que se cumplieran las profecías.

Sus padres en ambos casos los salvaron con la ayuda de fuerzas angélicas y sobrenaturales.

Al nacer Krishna, el rey corrupto que lo trató de matar se llamaba Kamsa; al nacer Cristo, el rey corrupto era Caesar (pronuncie Káiser en latín).

Ambos fueron pastorcitos (Jesús dijo: 'Yo soy el buen pastor'), y al nacer estuvieron rodeados de animales y de pastores.

Ambos nacieron para ser rey, y eran miembros de dinastías sagradas.

Hay historias de pasatiempos del niño Emanuel y del niño Govinda (Krishna) perdiéndose, y su madre se vuelve loca buscándolo.

A pesar de ser la Suprema Personalidad de Dios, Krishna aceptó un gurú o maestro para cumplir con el dharma o religión; del mismo modo Cristo, a pesar de ser el mesías, se dejó bautizar por Juan.

Ambos son considerados hombre-Dios.

Ambos destruyeron demonios. En el caso de Jesús, los expulsó, los destruyó, habló con ellos y los evangelios dicen que ellos no se atrevian a contestarle así que parece que a algunos los redimió y perdonó. Krishna hizo todo esto.

Ambos perdonaron a sus enemigos.

Ambos hicieron milagros, liberando a la gente de las repercusiones de sus pecados. Por ejemplo, Cristo al sanar a los enfermos les decía 'no peques mas, para que no termines peor' (Juan 5:14), lo cual implica que Jesús parece haber creído que la enfermedad de aquel hombre fue a causa de las repercusiones pecaminosas o kármicas de sus acciones.

Cristo dijo: si tienen fe, pueden mover una montaña con solo decírselo (Mateo 17:20). Krishna levantó la montaña de Govardana.

Sus primeros seguidores estuvieron al margen de la sociedad, eran los mas desposeídos (Bhagavad Gita 9:32; Mateo 5).

Ambos dijeron: Mis devotos nunca morirán. Krishna lo dijo directamente (Bhagavad Gita 9:31) mientras que Cristo dijo: 'He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia' y de el se dice que es el pan de vida eterna.

Cristo dijo en Mateo 7:14: 'Pero pequeña es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y solo algunos pocos lo encuentran', mientras que Krishna dijo en Bhagavad Gita 7:3: 'De miles de hombres, quiza uno se esfuerze por la perfección, y de los perfeccionados a penas algunos me conocen en realidad'.

Ambos invitaron al humano a una relación personal íntima con Dios.

Ambos hablaron del reino de Dios. En Gita 4:9, el Señor dice: 'Aquel que conoce la naturaleza transcendental de mis pasatiempos y apariencia, tras dejar el cuerpo, no renace en este mundo material sino que alcanza mi eterno reino, o Arjuna'.

Ambos vinieron a asegurar la victoria de la piedad sobre la maldad y para renovar la Santa Ley (Bhagavad Gita 4:7-8, y Mateo 5:17).

Cristo dijo: buscad el reino y todo lo demas os sera añadido (Lucas 12:31). Sri Krishna dijo en el Gita 9:22: 'Pero aquellos que siempre me adoran con exclusiva devoción, meditando en mi forma transcendental, a ellos les llevo lo que les falta y les preservo lo que tienen'.

Del mismo modo que el Cristo dijo: toma tu cruz y sigueme (Mateo 10:38), y le dijo al rico 'véndelo todo y sígueme' (Mateo 19:21) y le dijo al que acababa de perder a su padre 'deja que los muertos entierren a sus muertos' (Mateo 8:22), el Señor Krishna tambien dedicó el último capitulo del Gita (capítulo diez y ocho) a dilucidar la ciencia del yoga de la renunciación total. Tanto Krishna como Cristo dijeron: déjalo todo y sígueme. Ambos enseñaron que la renuncia total a Dios es prácticamente la puerta hacia la salvación/liberación final, la puerta del reino de los cielos. En el Gita 18:5-6, mientras dilucida el verdadero significado de la genuina renuncia, el Señor clarifica:

'Los actos de sacrificio, caridad y penitencia no se deben abandonar. Dichos actos se deben llavar a cabo. En verdad, el sacrificio, la caridad y la penitencia purifican incluso a las grandes almas. Todas esas actividades se deben ejecutar sin apego y sin esperar ningun resultado. O hijo de Pratha, se les debe ejecutar como una cuestion de deber. Esa es mi opinion final'.

Del mismo modo el Cristo de Nazareth dijo en Mateo 6:16 que cuando oren, no lo hagan en público para que la gente los vea, como hacían los maestros de la ley, y que cuando ayunen no se hagan ver en público demacrados para que la gente los vea y diga: 'que piadoso eres', porque esas personas ya tienen el resultado de sus acciones piadosas en este mundo. Pero si se realizan las acciones piadosas en privado, el Señor ve eso y nos recompensa. En otras palabras, Jesús enseñó lo mismo que Krishna: las acciones piadosas han de hacerse a manera de deber y no por 'el qué dirán', no es bueno que nos dejemos mover por el resultado de nuestras acciones sino que seamos desprendidos: esa es la verdadera renuncia. Es la misma enseñanza.

En los Vedas, se predice que Krishna va a volver como Kalki Avatar al final de las eras para salvar a la humanidad en un caballo blanco y con una espada. Esto es lo mismo que dice el libro de Revelaciones: el Cristo va a retornar en un caballo blanco y con una espada.

"SIEMPRE Y DONDEQUIERA que haya un decline en la religion/rectitud, O hijo de Bhárata, y que predomine la irreligión—entonces YO MISMO me desciendo. Para liberar a los píos y aniquilar a los impíos, y también para reestablecer la santa Ley, YO MISMO aparezco era tras era. ." - Bhagavad Gita 4:7-8